Taller de Maite Tuset sobre maquillaje editorial en la Beauty Masters Show 2020

Scroll down to content

El 1 de marzo de 2020 se celebró la primera edición del Beauty Masters Show organizado por el maquillador Iván Sánchez . El programa incluía una taller de maquillaje para la alfombra roja impartido por él, una charla sobre el sector y un taller de Maite Tuset sobre el maquillaje editorial que me interesaba mucho.

maite-camisa-negra-1-841x1024-1
Maite Tuset, Seniro MUA de MAC Cosmetics

Tenía ganas de vivir en primera persona uno de estos eventos que son frecuentes en otros países, como Reino Unido y Estados Unidos. Debo decir que me lo pensé mucho, porque no soy maquilladora y no sabía si realmente tendría sentido ir. Me picó la curiosidad por ver a Maite y por saber cómo son las famosas bolsas de regalitos de las que siempre presumen los que asisten a este tipo de talleres. Maite me encantó, muy cercana, muy clara, muy real. La bolsa de “muestras” me decepcionó bastante (tenía una entrada Master, la segunda en la jerarquía un poco chorra que suelen usar estos eventos).

20200301_103349
El sitio es muy moderno y estupendo (con paradas de metro cerca)

Pero vamos a meternos en harina con el taller. Esta parte del programa del día me ha encantado, la única pega que le pongo es que empezó casi 40 minutos tarde por lo que me quedé con ganas de más y de haber podido tener más tiempo viéndola en acción.

Maite se encargó de explicarnos paso a paso el proceso de creación de un maquillaje para una sesión de fotos encargada por una revista de moda. Con ella tenía todo un equipo, a Raquel Álvarez ocupándose de la parte de peluquería (otra profesional estupenda de esas que da gusto escuchar), una encargada de la manicura y el fotógrafo.

De esta manera podíamos ver todo el proceso, entendiendo como cada profesional necesita cosas diferentes y quiere hacer las cosas a su manera, pero tiene que colaborar y ser parte del equipo. Un iluminador precioso desde el punto de vista del maquillaje, puede simplemente quedar como una raya blanca en la foto si no tenemos en cuenta la luz y dónde está los focos (paraguas, etc.). El fotógrafo nos recomendó aprender todo lo que podamos sobre iluminación y vimos que peluquería y maquillaje trabajan a la vez sobre la modelo y tienen que ayudarse para no estorbarse.

20200301_131033
El equipo del maquillaje editorial

Maquillaje:

  • Primer paso: hidratamos la piel con un sérum en aceite. Hay que estudiar la modelo, ver si la idea que traíamos de casa y que ya habíamos presentado en el mood board encaja con el rostro que vamos a trabajar. Como la modelo hoy tenía una piel preciosa, Maite quería dejar que se viera tanto como fuera posible. Dato curioso: usaron tensores en las sienes para crear el look, aunque la modelo era realmente muy joven y no sabía lo que era una arruga ni por casualidad.
  • Como base mezcló la Face & Body de MAC con un poco de crema iluminadora (tipo la strobe cream), para una piel muy natural, con mínima cobertura y mucha luz.
  • Añadió un punto de base con amarillo para que el color quedase lo más natural posible.
  • La modelo tenía unas cejas perfectas así que las cepilló hacia arriba y luego usó una barra de pegamento para fijarlas (sí, las barritas que venden en papelería).
  • El siguiente paso fue trazar con eyeliner negro líquido un delineado muy gráfico que enmarcase el ojo y continuase la forma ascendente natural del mismo.

 

Es impresionante verla trazar esas líneas. Primero marca el camino y luego lo repasa las veces que hace falta. En algunas sesiones solo van a necesitar que se maquille un lado, por lo que no pasa nada por preguntar al fotógrafo.

 

 

No olvidemos que es un maquillaje editorial, no está pensado necesariamente para ir a comprar el pan o ir a la boda de tu prima (aunque yo lo llevaría).

  • El siguiente paso es el colorete y en este caso optamos por un rojo (Exhibit A de Nars, Tarte, Becca y Chanel tienen este tipo de tonos). Aplicamos una pequeña cantidad en el centro de la mejilla y difuminamos de arriba a abajo, hasta tocar el contorno del ojo.
  • Aplicas un poco del mismo colorete en el nacimiento de la ceja para conectar y pegado a esa nota de color rojo, difuminamos un poco de amarillo ocre para dar luz antes de llegar al arco de la ceja.
  • Aplicamos un poco de iluminador sobre los pómulos y fusionamos este brillo sutil con el intenso colorete suavizando todo con un velo de rosa delicado.

Llegados a este punto hicieron la primera foto para ver la diferencia entre ver el maquillaje en persona y verlo en la foto.

Aquí la peluquería decidió jugar con algunos mechones en la frente para crear una imagen más guerrera.

En ese momento alguien de la revista dijo que no veía el look, que lo cambiasen y rápidamente se pusieron manos a la obra. Ya no tenían mucho tiempo, pero el cliente siempre tiene la razón y hay que ponerse las pilas.

Como el tiempo es escaso, Maite borra el punto en el que confluyen las líneas junto al lagrimal para suavizar la impresión que causa el delineado gráfico y en ese espacio primero usa una sombra muy suave blanca y luminosa. Mezcla un poco de pigmento plata metálico con mixing medium y traza un delineado grueso a ras de las pestañas superiores

Raquel cambia por completo el peinado, de un recogido a una melena llena de ondas con la parte superior fijada con cera y volumen hidratado en las puntas.

Como toque final, Maite aplica una lluvia de purpurina en las mejillas a modo de lágrimas de glitter que solo se aprecian en algunos momentos dependiendo de la luz.

En la siguiente sesión de fotografía vimos las diferencias entre los dos maquillajes aún más.

Y aquí fue donde se terminó este primer taller super interesante, al que le faltaron minutos. Me dio pena que no hubiéramos podido empezar en hora para disfrutar más de lo que hacía el equipo, cada uno aportaba su punto de vista y era muy interesante.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Creo que han sido muy valientes al montar un evento de este tipo, que la sala estaba prácticamente llena, que había muchas ganas de aprender y buen rollo. Mogollón de azafatas llenas de brillantitos y muy bien maquilladas. La sala era estupenda para el visionado, muy bien el trabajo de cámara, se veía todo en la pantalla. En parte, debo decir que entiendo que los VIP veían todo desde cerca (para eso sus entradas eran las más caras), pero entre las entradas Master y las más baratas, las entradas Show, la diferencia a nivel de ver lo que pasaba era mínima, no compensaba mucho la entrada Máster, con la más económica igual veías muy bien y ninguna de estos dos niveles daban derecho a meet & greet o brunch. El sistema de entradas tenía 3 niveles y cada nivel un tipo de bolsa de regalo. No sé lo que venía en la VIP (aunque imagino y espero que estuviera bien, porque esas entradas costaban 450€). Ya sé que una no va a estas cosas por la bolsa, pero es parte del pack de la experiencia.

¿Es un evento solo para profesionales? No necesariamente, cualquiera puede ir, algo aprendes y si te gusta ver a maquilladores en acción lo disfrutas, pero es un evento pensado para maquilladores y está claro que un profesional va a sacarle más provecho.

¿Repetiré? No lo sé, dependería del programa y si fuera en el mismo sitio pillaría la entrada Show, porque la Master no tenía nada que valiese la diferencia de precio. Me interesa más aprender técnicas que consejos sobre el mercado (esto sí que es una opinión totalmente personal, no es una crítica a la organización).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: